Una nueva tecnología desarrollada en la UNAM desaliniza cinco litros por cada 60 y se diseñó para las comunidades marginadas costeras que carecen del recurso.  agua desalinada

 

Dentro de unas casetas plásticas con forma de invernadero que captan y concentran energía solar, una investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) logró desalinizar agua marina almacenada en un bote de 60 litros y recuperar cinco del líquido potabilizado; proceso que imita eficazmente a la naturaleza.

Para producir agua potable usamos agua marina y para desalinizarla aprovechamos la energía solar; así se evita el uso de electricidad, que falta en varias comunidades de escasos recursos.

El método es sencillo y de bajo costo, está pensado para abastecer del líquido a comunidades marginadas que habitan cerca de las costas, donde abunda la radiación solar y el agua marina, pero carecen de la disponibilidad del recurso potable, que además se consume intensivamente en las zonas del litoral mexicano.

Las casetas tipo invernadero requieren grandes cantidades de terreno, pero con esta propuesta, las casetas se pueden colocar en las azoteas de las viviendas para aprovechar el espacio, estar más cerca de la captación de radiación solar y con el propósito de que el proceso de desalinización lo realice la propia familia para el autoabastecimiento.

En la naturaleza el agua es evaporada por el Sol, se condensa en las nubes y cae como lluvia, que no es salada. Si uno captura el agua antes de que se ensucie con la tierra es potable. Hacemos el mismo proceso, pero concentrado en una caseta plástica (destiladores solares tipo invernadero) que podemos llevar a donde se requiera.

Dentro de la instalación tipo invernadero, la investigadora tiene diversos medidores para conocer la cantidad de radiación solar que entra a la caseta, la temperatura del agua y del techo, la luminosidad y la humedad relativa.

En la azotea del edificio donde trabajamos en la Facultad de Ingeniería no hay tanta radiación como en la costa, donde se pueden obtener de cuatro a cinco litros de agua al día, que es lo que necesita un grupo de cinco personas para su consumo. La idea es que el sistema sirva para una familia.

La posibilidad de desalinizar hasta cinco de 60 litros con este método (evaporación) se logró gracias a que la alumna Mónica Guadalupe López Ortega, en su tesis de maestría en ingeniería, propuso mejoras que optimizan la utilidad del sistema.

Los módulos diseñados en la UNAM “aprovechan la energía del Sol que llega al recipiente que contiene el agua y la calienta, así como el líquido que se evapora directamente de la superficie del suelo y el de toda el área dentro de la caseta, gracias a que ponemos telas de algodón (como en tendederos) por las que el líquido sube hasta 75 centímetros de altura y se evapora.

La segunda etapa del trabajo busca aprovechar la salmuera restante con el fin de no desperdiciar el agua salina ya capturada. “La estudiamos para producir cloro e hidróxido de sodio, que sirven para limpieza y pueden utilizarse en la misma vivienda”.

En la mejora de estas casetas actualmente participan alumnos que realizan su servicio social en esta área de investigación.

El líquido que se procesa tiene de 40 a 100 miligramos por litro, es decir, entra en la norma dentro de la categoría de agua potable. Este método podría ser útil en regiones costeras de Nayarit, Baja California, Sonora, Guerrero, Chiapas, Jalisco, Veracruz y la península de Yucatán.

Otra opción es aplicarlo en comunidades no costeras, pero cercanas a acuíferos salados, como Ciudad Juárez; contaminadas con arsénico, como en la zona de La Laguna, en Coahuila, o en Hidalgo, donde hay afectación por metales como cadmio y mercurio.

Fuente: www.revistamundoverde.net